La mirilla

Seguro que más de uno desearíamos mirar por una mirilla. Se pueden imaginar que lo que habría al otro lado de la puerta sería un cuadro humano lleno de momentos prohibidos que de otra manera no serían fácilmente accesibles. Por eso hay que verlos a por una mirilla. Si estuviera autorizado su contemplación al disfrute de cualquiere, seguro que dejarían la puerta abierta para ser bien vistos.

Ahora tenemos la suerte de vivir muy cerca de unos actos secretos que se suben al escenario de la sala Garaje Lumière en forma de cabaret y todo el que quiera sólo tiene que acercarse hasta allí para verlo. Eso sí, no deja de existir La Mirilla. Ese es el título de este montaje intimista y lleno de provocación que exhibe el cuerpo y el alma de sus actrices para todos aquellos con espíritu voyeur.

En el viaje, además de recrear los sentidos con cuerpos bien cuidados, el recorrido nos lleva por la música, el humor, el sentimiento y hasta la intimidad de estas mujeres que quieren que el público se sonroje o demuestre que ya no hay nada por lo que ruborizarse.

Mujeres, maletas, luz, burlesque y provocación componen “La mirilla” en Garaje Lumière.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo en el candelero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s