La rendición

Rendirse no sólo expresa la acción de abandonar una situación que por difícil puede llegar a superarnos. A veces, la rendición es el sinónimo de la consecución de un logro, la superación de una barrera humana interna, enquistada por la labor ético-moral que ejerce la sociedad sobre nosotros ciudadanos. Rendirse es superación y ganas por conseguir más, por disfrutar más.

Así lo pone de manifiesto la actriz Isabelle Stoffel en esta versión teatral que ella misma ha adaptado a partir del relato de Toni Bentley y bajo la dirección de Sigfrid Monleón. ‘La rendición’ es un texto rompedor y demoledor para los practicantes de la doble moral. Ernesto Caballero, actual director del Centro Dramático Nacional, ha apostado por él y ha decidido subirlo a las tablas de la sala de la Princesa en el Teatro María Guerrero. El personaje protagonista de “La rendición” no tiene tapujos pero la naturalidad al expresar sus sentimientos más internos, siempre elegantemente, es lo que más sorprende al espectador.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo en el candelero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s