Archivo de la etiqueta: madrid

La dama de las camelias o las dificultades del amor

LA DAMA DE LAS CAMELIAS

Madrid recibe de nuevo este clásico de la literatura francesa tras varias décadas de ausencia sobre los escenarios de nuestra ciudad. Escrita por Alejandro Dumas (hijo), fue publicada en 1848, basándose en un historia real que el propio Dumas vivió y sufrió en primera persona. 

Armando Vidal (Ángel Cercós) habla con Margarita en presencia de un criado

Armando Vidal (Ángel Cercós) habla con Margarita en presencia de un criado

La dama de las camelias es una obra por todos conocida. Para algunos sólo de oídas, lo que denota el éxito que otrora tuvo, y para otros porque la leyeron en sus años de adolescencia. Pero pocos han sido los afortunados que han visto esta gran obra de Dumas sobre un escenario.

El Teatro Prosperidad nos brinda ahora la oportunidad de disfrutar este clásico sobre sus tablas. CERMAR Producciones ha querido acercar al público madrileño la vivencias descarnadas de Margarita Gautier, la dama de las camelias, interpretada espléndidamente en esta versión por Montse Martínez. Un personaje que vive entre dos aguas. El amor de dos hombres le lleva a una desazón interna. Margarita no sabe qué hacer, no sabe a quién elegir y no acierta con la vía de escape para esa situación. El galán Armando Vidal, al que da vida Ángel Cercós, quien además dirige esta función, y el señor Varville (Pascual Álvarez) se ven atrapados en la misma pretensión. El débil corazón de Margarita es la meta para ambos.

La dama de las camelias has sido adaptada para esta producción por Montse Martínez creando una versión renovada, más asimilable por el espectador del siglo XXI y centrada en los hechos principales de la historia. Quienes acudan al Teatro Prosperidad no tendrán tiempo para despistarse. La acción se desarrolla con agilidad, con continuas entradas y salidas de escena de los personajes. Juegan un papel fundamental la criada Nanine, a la que Roxana Palacio da vida añadiéndole un toque de ingenuidad y despabilo al mismo tiempo, y Prudencia que, encarnada por la veterana actriz Concha Goyanes, busca descaradamente el provecho de Margarita Gautier.

Montse Martínez y Ángel Cercós dan vida a los protagonistas de La dama de las camelias

Montse Martínez y Ángel Cercós dan vida a los protagonistas de La dama de las camelias

Un clásico del romanticismo elevado a su máxima expresión, siguiendo los cánones de las tragedias griegas. Una historia de amor que no puede ser expresado abiertamente. Un amor con dificultades que, a pesar de parecernos absurdas en nuestros días, eran propias de la época en que fue escrito. Las dificultades en el amor no cesan a pesar del paso del tiempo.

Teatro Prosperidad

Calle Mantuano, 29

Tel.: 91 510 01 89

Venta de entradas:

Tel·entrada Caixa de Catalunya

Atrápalo

7 comentarios

Archivado bajo en escena

Bucólica tradición renovada

KORGUI

Llama la atención por su terraza en verano, flanqueada por una hermosa acacia que en primavera florece para darle un mayor aire bucólico a esta esplanadita en el corazón del Madrid de los Austrias. Su interior forma un clima que invita a que el comensal tras llenar el estómago se quede a disfrutar de un cóctel para cerrar la noche.

La terraza del restaurante KorguiKorgui tiene un emplazamiento excepcional, no sólo por su fácil acceso al encontrarse en el centro de Madrid y cerca de la movida de La Latina. Su enclave hace que los viandantes se paren ante su puerta a contemplar la espléndida vista de la calle Segovia coronada por el viaducto como máximo exponente de una postal representativa de Madrid.

Este restaurante ofrece mucho más que un entorno idílico. Sus platos son tan especiales como su espacio. Ligera tendencia mejicana en las composiciones que ofrece su carta. Así, encontramos un delicioso pato confitado sobre tortitas de maíz o una brocheta de tacos al pastor que recuerdan a los sabores del país centroamericano, pero con cierto toque de innovación. Son destacables también los entrantes entre los que destacan las tempuras: de langostinos, bien elaborada y con exquisita presentación sobre un pincho para que el comensal pueda saborearlo de un solo bocado, o de verdura, con un interior crujiente que permite apreciar con más detenimiento lo que se esconde bajo el rebozado.

Las carnes son el plato principal en Korgui. En forma de brocheta o siguiendo el método tradicional no defraudan a aquellos que lo eligen. La brocheta de magret de pato con aguacate a la miel mezcla el regusto de la parrilla con el sabor dulce, formando un dúo de sabores bien ligados. El cube roll steak permite saborear el auténtico novillo argentino ensalzado por su elaboración a la parrilla y acompañado de patatas paja que permiten probar con mayor intensidad cada porción de esa magnífica carne.

Los postres, como los buñuelos de chocolate con helado de menta y chocolate, se confunden con los cócteles que Korgui ofrece por la noche y que hace de este restaurante una coctelería a partir de bien entrada la noche. Su decoración moderna, sencilla y agradable se combina con una cuidada selección musical que hace que el cliente pueda pasar una velada completa. En verano no hay que perderse su terraza con vistas al viaducto, en ese magnífico y coqueto rincón del Madrid de los Austrias.

Korgui

Calle Rollo, 8

91 547 10 05

2 comentarios

Archivado bajo para comer

Entrevista a Ana Fernández

ANA FERNÁNDEZ

«Miro a los ojos de los madrileños y me miran a los ojos. Eso me encanta»

Ana Fernández se dio a conocer al gran público con la película Solas de Benito Zambrano. Pero sus registros nos se limitan al cine. Su papel de Ruth en Regreso al hogar de Pinter marca su carrera sobre las tablas. Se nota que disfruta y es muy feliz haciendo este personaje. Tiene un aire de mujer tranquila, sosegada, que no se deja llevar por los excesos, lo que le aporta un tinte de intelectualidad y transmite un interés por cultivar el alma.

Ana Fernández en su camerino del Teatro Español

Ana Fernández en su camerino del Teatro Español

P. Ana, ¿cómo es tu personaje en Regreso al hogar?

Interpreto a Ruth que es la mujer de Teddy, que es el hermano mayor que seis años antes se ha marchado a América. Con la llegada de Teddy se desencadenan una serie de explosiones en este entorno familiar. Es una mujer de la que se sabe poco y lo que descubre el espectador es lo que irá contando y lo que irán contando de ella, sobre todo, su marido. Es madre, esposa y una mujer que se fue de un entorno cercarno a esa familia, según dice en un momento de la obra en el que recalca que no nació muy lejos de esa casa. Eso hace pensar que no se trata de algo nuevo para Ruth.

P. ¿La revolución la causa Teddy o la llegada de Ruth?

El principio de la guerra es con Teddy, el hermano mayor, no con ella.

P. ¿Y Ruth sufre ante esta vorágine?

Ella es una mujer capaz de analizar la situación ante la que se encuentra y de manejarla dependiendo de sus intereses, como hacen todos los personajes. Yo pienso que no sólo es una mujer que se deje llevar por la cabeza. Hay una fuerte intuición en lo que hace o no hace, dice o no dice. No es una obra que tenga una presentación clara de los personajes. Son escenas que se cortan y de una escena violenta se pasa a una de café, aunque la tensión esté en el subtexto. No sigue una estructura clásica y eso es lo fantástico de Pinter, que en él se mezclan todos los estilos, incluso hay algo del teatro de absurdo, aunque no la obra plenamente.

P. ¿Es difícil interpretar a un autor como Pinter?

R. Sí, pero es fascinante. Yo estoy encantada, disfrutándolo y muy orgullosa de estar en este montaje. Tener en Madrid una obra como Regreso al hogar es bueno, así como tener de pronto en cartel la obra de un premio nobel de literatura, que este mismo año nos dejó, y que se ha interpretado muy pocas veces en esta ciudad (el autor). Yo creo que es un autor de los grandes.

P. ¿Se siente mucha responsabilidad al interpretar a un premio nobel?

R. La responsabilidad es la misma. Esta obra es muy coral. Creo que en eso (Pinter) también es bastante inteligente. Hay pilares importante como el personaje del padre, Max o el personaje de Lenny. Son los dos jefes de esa manada, pero todos los personajes tienen una importancia y sin uno de ellos la obra no seguiría. Y Pinter en eso ha sido muy generoso con nosotros. En el caso de ella es la única mujer, así que doble regalo para una actriz.

P. ¿Qué simbología tienen las piernas de Ruth en este montaje?

R. Ella está en el imaginario de cada uno y cada uno se imagina la Ruth que quiere y con el espectador pasa lo mismo. Eso es muy lindo para quien la está interpretando. Las piernas son la sensualidad que luego llevan a la sexualidad. Hay mucha sexualidad en la obra también. Ella se maneja en un mundo de hombres, en una cultura machista y ella también tiene una cultura machista.

Ana Fernández

P. Ana, en tu experiencia como actriz cuando interpretas un personaje, ¿lo echas de menos cuando terminas el trabajo?

R. Sí, siempre. En cine me despido dos o tres días antes de acabar el rodaje. Dependiendo de la intensidad… cuando estás interpretando a un protagonista estás mucho más tiempo con él y notas la responsabilidad de otra manera. En cine pueden ser tres meses intensivos de búsqueda y de trabajo sobre un mismo personaje. El personaje de Ruth sé que me va a dejar huella. Es una despedida, dejas el camerino y la convivencia con tus compañeros. Además, Ruth  me permite la sensación de tener poder porque ella lo tiene.

P. ¿Te costaría ‘regresar al hogar’ de tu infancia y dejar Madrid?

R. Yo he descubierto en este tiempo que me voy sintiendo de allí donde estoy. No tengo grandes nostalgias, bueno, eso en mi tierra le dirían ser un poco descastá. Cuando me vine aquí eché de menos mi entorno, mi familia, mi gente, pero a Sevilla no porque sabía que Sevilla estaba ahí y que podría volver. El primer año que pasé en Madrid lo dediqué a descubrir Madrid. Lo pasé mal, no me veía haciéndome mayor aquí, pero porque yo estaba cerrada a una gran ciudad. Y de pronto pensé que era una tontería y el día que me abrí sentí que Madrid se abría para mí. Mi casa ahora está en Madrid. Ahora termino en el teatro y me voy muchos días caminando hasta mi casa. La gente de Madrid es muy agradable. Miro a los ojos y me miran a los ojos y eso me encanta.

P. ¿Qué es lo que más te gusta de Madrid?

R. Puede parecer tópico, pero los cielos de Madrid son impresionantes. Igual que el olor de Sevilla no se puede encontrar en otro sitio, a Madrid le pasa con el cielo. En mi calle, cuando llega el atardecer se ve como el cielo se apodera del asfalto y es impresionante. Y la lluvia. Me gusta mucho la lluvia en Madrid… y ya cuando hace buen tiempo y puedes mojarte y el asfalto está mojado y brillante, me encanta.

P. ¿Qué restaurante de Madrid nos recomendarías?

R. Esta noche voy a Nina. Estoy muy agradecida a ellos porque podemos llegar tarde, cuando salgo de trabajar, y que nos den de cenar y con una sonrisa de oreja a oreja es un gusto. Siempre hay un solomillo de buey cortadito con sal gorda. Sólo por eso merece la pena ir. Aunque en Madrid se come bien en muchos lugares. Por ejemplo, la tortilla. Es difícil encontrar un sitio donde no se coma buena tortilla en Madrid.

Dejamos a Ana meditando sobre su personaje en su camerino del Teatro Español. Ahí ha creado su hogar por una temporada. Las flores frescas no pueden faltar para crear la sensación de un lugar suyo, de intimidad, donde parece que sólo unos pocos afortunados hemos podido acceder. Mil gracias, Ana.

 

5 comentarios

Archivado bajo entrevistas

La terraza más guapa de La Latina

BAHIANA CLUB

Este local acaba de abrir sus puertas hace muy pocas semanas en La Latina. En un entorno inigualable -por la derecha nos topamos con un preciosa vista del viaducto y por la izquierda nos adentramos en las recoletas y misteriosas calles del Madrid de Los Austrias- este restaurante-bar es un escape a las aglomeraciones que a algunas horas abarrotan La Latina.

Bahiana Club

Bahiana Club

Nunca serán pocos los locales que se condensan en el meollo de La Latina y sus alrededores. Las alternativas tienen que ser muchas para acoger a un público tan fiel como variado que cada día de la semana se acerca a disfrutar de la comida y bebida que se ofrece en este barrio para salir de tapeo por antonomasia. Bahiana Club ha querido sumarse a este listado de variedad gastrónomica de La Latina, no sólo ofreciendo un magnífico restaurante, sino además un bar de copas que animará las noches de la zona.

Se podría decir que el Bahiana tiene una carta de tapas tradicionales entre las que destacan sus deliciosas croquetas, el salmorejo o los espárragos trigueros a la plancha. Pero también han querido apostar por la innovación en la cocina y en la elaboración de las raciones. El claro ejemplo de ésto son los huevos rotos con jamón que aquí van regados con un chorreoncito de aceite de trufas negras, que le oporta variedad y un gusto especial a una ración tan popular. No se puede pasar por alto el churrasquito uruguayo con salsa chimichurri. Auténtica carne traída desde Uruguay que propociona el auténtico sabor de un plato tan característico de esa parte del continente americano. La Pizza Bahiana sigue un proceso de elaboración práctiamente artesanal y es perfecta para compartir como entrante o disfrutarla como plato principal. En los postres destacan sus helados, haciéndose especialmente recomendable el de yogur con miel y nueces, que nos traerá recuerdos del hogar. Como nos contaba una de las socias del local y relaciones públicas, María Orleans, la carta acogerá nuevos platos cada temporada para que el cliente del Bahiana disfrute de sabores distintos según vaya pasando el tiempo.

La decoración del Bahiana Club pretende dar un ambiente de casa, con rincones tranquilos presididos por sofás y mesas bajas donde poder disfrutar de una charla o de un buen libro mientras se paladea un café recién hecho. O pueden ser utilizados para tomar una copa con los amigos como si de una fiesta en casa se tratara. Este restaurante-bar ofrece cócteles entre los que destacan los mojitos y las caipiroskas, sin faltar los combinados. Todo ellos acompañado de una música seleccionada especialmente para hacer que el cliente se encuentre confortable.

El bar del Bahiana Club

En verano, sin duda, Bahiana Club es envidiado por su terraza. Aprovechando un repecho de la peatonal calle del Conde y viendo el transcurrir de la calle Segovia, en esta terraza se puede disfrutar de una buena cena al aire libre en las calurosas noches de verano, mientras distinguimos caras conocidas que siempre se dejan caer por esta nueva alternativa dentro de La Latina.

Bahiana Club

Calle Conde, 4 (detrás de Calle Segovia, 16)

Tel.: 91 541 65 63

2 comentarios

Archivado bajo para comer

Efecto Madrid llega a la radio

Radio Libertad

Tras la buena aceptación que ha tenido Efecto Madrid entre blogueros e internautas hemos decidido llevar nuestro formato digital a la radio. ¡Efecto Madrid ya tiene su espacio radiofónico!

Será todos los sábado entre las 6 y las 8 de la tarde (en la temporada otoño-invierno, a partir del 5 de septiembre, el horario será de 4 a 5:30 de la tarde)en Radio Libertad en el 107.0 y a través de www.radiolibertad.com. Es una fuerte apuesta de la emisora para sus fines de semana. Radio Libertad, con este programa, ha confiado en un proyecto joven que tiene grandes perspectivas.

Llegaremos hasta los oyentes con la intención de ayudarles a elegir las opciones de ocio más destacadas por su calidad y su buena acogida entre el público.

Teatro, cine, música, restaurantes y la opinión de los colaboradores del programa y de los oyentes sobre temas de la actualidad de la semana harán de Efecto Madrid un referente de la radio para saber dónde ir. Además, siempre que sea posible, los oyentes que participen activamente tendrán la posibilidad de ganar entradas para espectáculos.

Contaremos con entrevistas a actores, directores, autores que nos contarán todos los detalles del cine y de los espectáculos que han creado.

Déjanos ya tu comentario en el muro de Efecto Madrid en Facebook.

Desde el sábado 11 de julio, nos oímos, efecteros.

7 comentarios

Archivado bajo en el candelero

Casiopea, Reina del Firmamento

Cartel Casiopea, reina del firmamentoUn año más por Navidades CERMAR Producciones acercó a los espectadores de Madrid un espectáculo dirigido a todos los miembros de la familia. En esta ocasión, el Teatro Fígaro-Adolfo Marsillach acogió este montaje en los albores del comienzo de las celebraciones del Año Internacional de la Astronomía declarado así por la UNESCO al año 2009 en conmemoración del IV Centenario del avistamiento por primera vez del firmamento desde un telescopio por Galileo Galilei.

Casiopea, Reina del Firmamento narra, en una versión musical, las luchas encomendadas a Perseo -representado por el actor Ángel Cercós que sorprende por su buena intrepretación musical- por su padre Júpiter -Antonio Mayans- para liberar al mundo de las maldades de Plutón -al que da vida Carlos Fernández-. Todo esto mezclado con las canciones con las que los personajes explican las aventuras y desventuras que vivían los dioses mitológicos, conducido por la narración de Casiopea -cándida como narradora y malvada en el papel de reina, interpretada por Montse Martínez que transmite al espectador como disfruta con su trabajo- quien además sirve de enlace entre los personajes mitológicos y los asteroides que adoptaron sus nombres.

Perseo -Ángel Cercós- y las musas del canto -Tessa Bodi- y de la danza

Perseo -Ángel Cercós- y las musas del canto -Tessa Bodí- y de la danza

Entre el elenco de actores además destacó la presencia de la participante de Operación Triunfo, Tessa Bodí, encarnando el papel de Musa del Canto. No pasó tampoco desapercibida la voz de la cantante Luz Martínez Bolaño que en el papel de Andrómeda, hija de Casiopea, hace mantener al espectador embelesado con su excelente interpretación de las canciones de este musical.

Montse Martinez en el papel de Casiopea

Montse Martínez en el papel de Casiopea

Hay que hacer una mención al vestuario del montaje que destaca por su colorido y su sencillez que ambienta a la perfección al espectador en la mitología y en el conocimiento del entorno de los dioses griegos. La escenografía, por su parte, ayuda a los espectadores más jóvenes a saber más sobre las constelaciones que llenan nuestro firmamento.

Estuvieron en Madrid hasta el 4 de enero.

 

Teatro Figaro-Adolfo Marsillach

Calle Doctor Cortezo, 5 (Madrid)

1 comentario

Archivado bajo en escena

La seducción asiática de los sentidos

Rustika Café

Fachada RústicaLa fachada de este restaurante café no deja indiferente a los viandantes del barrio de Noviciado.  Esa es su tarjeta de presentación con un objetivo claro: animar a descrubir que esconde su interior.

Una vez dentro, la cuidada decoración crea una atmósfera que tralada al comensal al Asia más sosegado y relajante. Parasoles con motivos orientales, grandes jaulas de madera que debieron alojar animales exóticos, sillas con grandes respaldos de mimbre, mesas con decoraciones florales… todo ello para degustar tranquilamente una deliciosa carta de platos que trasladará al visitante con su imaginación hacia los rincones más sofisticados del medio Oriente.

Salón de Rústica Café que reproduce una cámara egipcia

Salón de Rústika Café que reproduce una cámara egipcia

Duna de cous cous con verduras y comino, quiche árabe con espinacas, pasas y piñones, mero tártaro o chop suey de verduras son algunas de las excelentes comidas que se pueden saborear en Rustika Café. Los amantes del arroz tienen que probar obligatoriamente el arroz budista, una mezcla de sabores dulces y salados proporcionados por las verduras y las frutas salteadas con pasas y piñones.

El postre más exótico es la tarta selva roja elaborada con mango y coco.

Rustika Café, como se intuye por su nombre, no es únicamente un restaurante, también es un salón de té que cuenta con una gran variedad de infusiones y cafés -bastante europeos- que se pueden alargar con uno de los delicioso cócteles preparados por su barman.

Muy bien de precio. Una cena puede rondar los 20 euros.

Un sitio para conocer y repetir.

Rustika Café

Calle Limón, 11

91 542 15 67

4 comentarios

Archivado bajo para comer

Algo tiene la calle San Bernardo (2)

De nuevo la calle San Bernardo (y eso que yo pensaba que era aburrida la callecita) fue el escenario para otra de mis expericiencias veraniegas.

Otra vez con mi coche y otra vez a la altura de Espíritu Santo. Como siempre yo iba con mi musiquita cantando como en todos mis trayectos automovilísticos. Delante de mi coche, dos motoristas de la policía municipal. Semáforo. Se paran. Me paro. Y un picor irresistible en mi oreja izquierda me lleva a rascarme. Elijo  el dedo corazón para la acción (era el que tenía más a mano para hacerlo) y cuando termino de rascarme, uno de los policías municipales da marcha atrás con su moto y se dirige hacia mi ventana (otra vez la misma ventanilla, si ese cristal hablara). Al llegar a mi altura me hace un gesto con su mano para que baje la ventanilla y me espeta: «Disculpe, caballero -qué educación la de los policías de Madrid-, usted sabe que está prohíbido hablar por teléfono mientras se conduce, ¿verdad?«. Le respondo, bastante perplejo «sí, lo sé» a lo que me contesta que entonces si lo sé por qué iba hablando por teléfono mientras conducía.

Yo no daba crédito, no sabía por dónde me venía. Es verdad que siempre cargo con dos teléfonos, pero mi maravilloso bluetooth y el manos libres me han ahorrado muchas multas en estos últimos años. No tengo ya necesidad de ir sujetando el teléfono y conduciendo mientras hablo.

Le aseguré al policía que yo no iba hablando, él lo ponía en duda, hasta que ya le dije que mis dos teléfonos los llevaba en los bolsillos de mi vaquero y que era imposible haber dejado de hablar y guardarme el teléfono en el bolsillo mientras conducía.

¡Alucinante! El policía se alejó sin tener confianza en mis palabras… aún no he recibido la multa, pero todo se andará.

La única conclusión que saqué fue que el policía, al parar en el semáforo, miró por su retrovisor, me vio moviendo la boca (yo estaba cantando los grandes éxitos de mi coche) y a continuación miró mi oreja y vio como mi mano estaba a la altura de mi oreja con posición de ocultar el teléfono (¡me estaba rascando, señor!).

Así se las gastan los policías de Madrid.

5 comentarios

Archivado bajo en el candelero

Algo tiene la calle San Bernardo

Siempre me pareció que la calle San Bernardo era una de las calles del centro de Madrid con menos gracia (que no se me ofendan sus habitantes). Es verdad que tiene una situación privilegiada, pero como arteria de comunación entre dos concurridos barrios de la capital, se siente en tierra de nadie y pierde identidad.

El pasado verano me ocurrieron dos anécdotas en la calle San Bernardo y desde entonces ya tiene otro color para mí. Ahora, a parte de seguir sin identidad, cuando paso por ella pienso que algo hecho con final negativo para mí sobrevuela mi cabeza. Contaré por qué.

Un viernes por la noche conducía yo mi coche por la calle en cuestión. Iba al cine a la otra punta de Madrid y como siempre con la hora un poco pegada. Crucé la Gran Vía camino de la glorieta de Quevedo y la mala suerte quiso que delante de mí me fuera a topar con un motorista subido en su moto que enfilaba la calle San Bernardo a 10 por hora (era lo que marcaba mi cuenta kilómetros).

La velocidad se mantenía, incluso puede ser que dismuyera, a la par que mi desesperación aumentaba viendo como pasaban los minutos incesantemente. Pasada la calle Pez seguíamos al mismo ritmo de 10 por hora, aguantando al motorista, que además frenaba en cada esquina para comprobar el nombre de las calles, guiñando los ojos hasta conseguir enfocar el cartel con el nombre y que así su miopía le permitiera leerlo.

Dentro de mí, una fuerza irrefrenable que me surge cuando no aguanto más me hizo tocar ligeramente el claxon de mi coche para ver si servía de reactivo al motorista. Claro que sirvió, pero para sacar de él sus instintos más básicos.

En la intersección con Espíritu Santo el motero cegato paró la moto, y con ello me hizo parar a mí y a la procesión de coches que me seguían (por delante la calle parecía un desierto), se bajó y se dirigió hacia mi coche gritando proclamas -por decir algo- contra mí, imagino, porque no escuchaba bien lo que decía. Cuando llegó a la altura de mi ventanilla, comenzó a aporrearla, exigiendo que me bajara y propiciando todo tipo de insultos. Yo no sabía como iba a acabar todo aquello.

Los conductores del otro carril estaban perplejos y se iban parando a su paso. Los de detrás comenzaron a pitar. Yo mantuve la calma. Sin mirarle en ningún momento, sólo hice un gesto con el dedo gordo de mi mano derecha, moviendo el brazo de delante hacia atrás indicándole el atasco que estaba formando. Mi pasotismo le irritó más aún, pero como veía que no podía conseguir más de lo que había conseguido ya, es decir, formar un atasco y que le mirase todo viandante, conductor u ocupante de vehículo, dejó de dar puñetazos a mi cristal y se dirigió de vuelta a su moto, vociferando sin parar.

Cuando llegó allí, se montó, intentó arrancarla… y negativo, no lo consiguió. Otro intento de arranque, negativo. Al tercer intento sin conseguirlo, se bajó de la moto y tuvo que apartarla, dejándola la esquina para deleite y satisfacción de mi fuero interno.

Al pasar a su altura, le miré y sólo pude decir ¡jódete!

El próximo día que os encontréis en un atasco sin sentido pensad en lo que puede estar sucediendo delante.

3 comentarios

Archivado bajo en el candelero

¡Hazte efectero!

Efecto MadridEfecto Madrid pretende darte a conocer lo que se mueve en Madrid durante los fines de semana y por qué no también entre semana.

Efecto Madrid ofrece información sobre películas en cartel, obras de teatro de interés, restaurantes de los que saldrás encantado porque serán seleccionados por alguna peculiaridad que los hace distintos y los mejores puntos de encuentro para disfrutar de tu tiempo de ocio. Además podrás conocer de primera mano lo que está sucediendo porque sus protagonistas nos lo contarán todo.

Nuestro abogueitor te contará las historias más divertidas vividas en Madrid. ¿Cómo habrías reaccionado tú ante situaciones similares? Venga, cuéntanoslo, ¡¡¡queremos que seas interactivo!!!

Las escapadas recomendadas te servirán a tomar ideas de donde viajar cuando necesites respirar otros aires. Consúltalas, han sido cuidadamente seleccionadas para ti.

Y no faltará la información con más efecto. Aquellas noticias que provocan una reación al tomar contacto con la prensa llegarán hasta Efecto Madrid.

Madrid será nuestra referencia. Verás cuantas cosas se pueden hacer en nuestra ciudad y todo lo que te puede pasar aquí.

Sácale todo el partido, utiliza el «Efecto Madrid».  

¡ ¡ ¡  HAZTE efectero ! ! !

18 comentarios

Archivado bajo ¡hola!